[LOS CHIBCHAS]

Los Chibchas fueron los antiguos habitantes de una extensa área geográfica que abarca Costa Rica, Panamá, los Andes Colombianos hasta el norte de Ecuador, los Andes Venezolanos y la Sierra Nevada de Santa Marta.

Dentro de éste gran Complejo Cultural existieron diversas comunidades locales, como los Muiscas, que ocuparon el Altiplano de los Andes Nororientales, actual República de Colombia.

Sin embargo, los Muiscas no fueron los primeros habitantes de éste Altiplano.

LT

20.000 AÑOS RECORRIENDO EL TERRITORIO

Las primeras huellas humanas en los Andes Nororientales, corresponden a los antiguos recolectores-cazadores, quienes de manera incansable, recorrieron este territorio en búsqueda de recursos de subsistencia que les ofrecían los diversos bosques andinos llenos de vida. Se han encontrado evidencias de actividad humana en Boyacá, que se remonta hasta unos 20.000 años antes del presente.   Actualmente el Museo Arqueológico “Eliécer Silva Celis” Sogamoso-Uptc, resguarda los restos humanos más antiguos de Colombia: cráneos de recolectores-cazadores que vivieron hace 9.000 años.

AGRICULTORES Y ARTISTAS DEL BARRO

La agricultura floreció durante el primer milenio antes de Cristo, y junto con ella, la domesticación del curí y la fabricación de las primeras vasijas y recipientes de barro cocido. Se cultivaron diversas especies vegetales como la calabaza, la arracacha, la achira, el maíz, la papa, la ibia, el cubio, el ulluco, la quinua, el amaranto, el frijol, el aguacate, y la mora entre otros.  La compleja cosmovisión se refleja en la construcción de sitios ceremoniales para observaciones astronómicas y rituales de fertilidad.

 HIJOS DEL SOL Y LA LAGUNA

A la llegada de los españoles en el siglo XVI, los Muiscas constituían el grupo de lengua Chibcha más importante en este territorio. El mayor núcleo de población se concentraba en las altiplanicies de Bogotá, Nemocón, Ubaté, Chiquinquirá, Tunja, Duitama y Sogamoso.

Una de las actividades más importantes de los Muiscas fue el comercio, que los conectaba con las diversas comunidades que habitaron los llanos del Orinoco, el Valle del Magdalena, los Andes Nororientales, la Sierra Nevada de Santa Marta y la húmeda depresión del Sinú. Productos como la sal extraída en yacimientos de Boyacá y Cundinamarca,  Las conchas marinas, los tejidos, el oro y las esmeraldas fueron los ejes del intenso intercambio.

Los instrumentos de hueso de venado, las esculturas en piedra, barro y madera, los instrumentos de Piedra, los artefactos de barro cocido,  tanto para uso ritual, como para uso funerario, doméstico y comercial; reflejan su compleja simbología y pensamiento, sus costumbres, su visión del cosmos y los modos como se apropiaron del conocimiento de la naturaleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s