EL TEMPLO DEL SOL

El Templo del Sol, estaba construido con alineaciones astronómicas sobre un lugar de origen, y rodeado por cerros sagrados, grandes piedras míticas, viejos bosques mágicos, cuevas sagradas, quebradas y pozos rituales.  Fue un ombligo del mundo espiritual Chibcha, en donde los más encumbrados sabedores y “Pluviomagos” depositaron ofrendas, se resguardaron Momias ancestrales y se enterraron personajes de alta jerarquía; fue un observatorio astronómico,  morada de los Dioses y templo cósmico.

Digitalizar12-11-08 1620 - copia

Según los cronistas, cuando llegó Gonzalo Jiménez de Quesada a Suamox en 1537, dos soldados, rompen las cerraduras de las puertas del recinto sagrado, y con lumbre de paja encendida, entran en búsqueda de oro y esmeraldas. Por descuido dejan la lumbre en el piso, lo que produce un incendio incontrolable.  Finalmente, el Templo es consumido por el fuego.

EL RENACER DEL TEMPLO DE SOL

Por más de cuatrocientos años, las cenizas del Recinto Sagrado de los Muiscas estuvieron sepultadas, hasta el día en que son ubicadas por el Arqueólogo Eliécer Silva Celis, después de una extensa y ardua labor investigativa. A partir de ésos restos, Silva Celis reconstruye magistralmente este significativo Recinto Sagrado entre 1985 y 1997. Actualmente el Templo del Sol es un espacio sagrado, activo espiritualmente, que acoge autoridades indígenas de todos los rincones del país y en el que se realizan rituales y ceremonias que lo mantienen vivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s